Si he de perecer al abrigo de este manantial,
abrupto, dominante, de fluido reino.
Que no me vuelva loza de mármol,
su frío carácter de primavera postergada,
que deje que el despertar del sol me sonría,
que la luna en su guardia me bese
mientras sus aguas me acarician el descanso...

sábado, 12 de agosto de 2017

Argüidor

Tenemos un fin de semana largo, esta vez, en mi caso repleto de actividades de las que disfruto enormemente, son pequeñas cosas, y grandes a la vez. Siempre he acariciado como un soplo de viento en una calurosa noche de verano, esos momentos y esos detalles que parecen insignificantes, y sin embargo te enriquecen tanto, y lo hacen porque vienen refrendados por grades almas, seres humanos, que sin saberlo te dan la fortuna de esculpir en tu vida esa sabiduría que no viene en los libros, ni te la da el estudio de ninguna ciencia…,
Mi amiga eterna Pepi, que conservo desde mi niñez, me dijo una vez “Los amigos son como diamantes, escasos pero existen”, y es cierto, la palabra amistad es tan universal como grande, pues en ese matiz que nos da el sentir el amor, este sentimiento tan promulgado, a veces utilizado, e incluso maltratado, presumimos de tener una enormidad de amigos, y yo delimito el concepto más allá de su definición, pues muchos de ellos, son como mucho, conocidos que tratamos con asiduidad, otros cercanos conocidos, algunos conviven diariamente con nosotros, y sin embargo no nos aportan nada, y muchas veces si algo aportan es desconfianza y soledad. El amigo es aquel, que cuentas con él, llueva, lo que llueva, e incluso en lo incomprensible, que da la diferencia como barrera a cada cual, como individuos que somos, para eso está la tolerancia y el respeto por el otro, en su necesidad de expresar y desarrollar el que se es, y el que te ama, así lo acepta, aunque a veces haya desencuentros… cultiva ese diamante que tienes de amistad y no le hagas sentir solo o traicionado, nunca, es un tesoro que va acompañarte siempre en esta vida, y tienes mucha suerte de haberlo encontrado…



Feliz fin de semana a todos…. Gracias…. Besos miles… 


Argüidor

Déjame, alimento del habla,
tengo balas bajo la lengua,
quieren disparar un alfabeto
minado de incongruencias,
adherido a precipitaciones
desorientando el volar gaviota.
Curioso este volar desnudo,
sube, y sube derrocado altura
a la sabiduría de la madurez.

Viento de hojas, ¿Cuál secreto,
os une en está árida ventolera?,
Escuálidas figuras son inquilinas,
pasajeras en eminente desahucio.
La vida, el empeño de ser, sin ser,
derroca imperios ególatras.  
Me lo decía la vergüenza ajena,
_El error es hidalgo pertrechado_
Sin permitirme bajar la cabeza.

Tozudas paredes infranqueables,
de mudez consonante, abastecidas,
me enseñan sublevadas vocales,
censuradas voces para un gremio.
En movimiento, quizá, bajo tierra,
recorrido estrecho de apto vértice,
cada vez que la herida abre hueco
al recuerdo estrecho de miras,  
al señuelo puesto a la honradez.   

martes, 8 de agosto de 2017

Te recuerdo

Momentos de bocas selladas, hidalgos caballares andantes de los tiempos actuales, viven bajos los vestigios regalados de una vanguardia establecida como la niebla, en la cual, abrir una ventana, se le hace difícil al deambular del pensamiento, cuando es éste un niño que aún no ha aprendido a andar sin pañales.
Y qué, si hoy te regalo un ramillete de frases en flor, un columpio oxidado bajo el arco del iris de colores de la amenazante lluvia en el horizonte. Tú sabes que no será lluvia la ilusión que te nombra, pues llega con su equipaje de sombras caducadas, abierto para equipar el armario vacío que tiene el alfabeto en las lagunas que quedan entre lo escrito y lo robado por la astucia. Está siempre al quite, frente a los que por necesidad obligan al descanso la luz de sus ojos… Se niega a ser olvido, la que será atemporal infante en ingenuidad, vaporosa brisa, y la túnica de seda que viste la confunde con la estela desplegada desde el cansado pestañeo  de la tarde….



Gracias a todos, feliz martes… Besos


Te recuerdo

Te recuerdo, me apetece amarte,
apasionada, inconsciente locura.
Me llama el momento, la seducción,
con pasión despierto la noche,
tan piadosa, ella,  regala dulzura.
Ya no enfurece la reconciliación,
cautiva al alcanzar las cumbres.

Si me llamas, coloreo está fantasía,
para los dos, en minutos de delirio,
veras como el amor dormido accede.
Magia siente la anticipada entrega,
en este autentico derroche de deseo.
Siempre será extinguido el instante
nacido breve, sutil ala de mariposa.

Te amo vergel verde inagotable,
extasiado fuego entre las caderas,
destinado a mi húmedo centro.
Atlas,  gimes, imploras surcándome.
Tallas ladrón, rutas rompedoras,
eres, cazador furtivo en mis senos,
escultor de sueños contemplándome.   

jueves, 3 de agosto de 2017

Solo Palabras

No ser autosuficiente, depender de los demás, que nos ayuden en nuestras necesidades más básicas, cuando nuestro estado físico y mental se deteriora, a veces a temprana edad y a estados extremadamente deplorables. Cierras los ojos y piensas, si merece la pena vivir así, siempre diré que la vida es nuestro verdadero regalo en este mundo, sin embargo…, donde se queda el vivir con dignidad en muchos casos, con cierto tipo de dolencias, de incapacidades?, Donde la persona pierde incluso, la capacidad de razonar, también de sí misma, de los suyos…, los cuidadores, los familiares sufren mucho, en muchos sentidos, y van aprendiendo por el camino, con la ayuda de los profesionales, como enfrentar la situación, como conseguir mejorar sus vidas, darles una poquita de calidad, cuando vivir se convierte en algo decrepito que ensombrece todo a su alrededor. La tristeza, esa dama oscura como la muerte, amenazante, pretendiendo establecerse sobre todo, ahí, donde el enfermo, sin querer, extiende su incapacidad y su enfermedad hacia todos, mueve los cimientos de la vida de aquellos con los que convive, pues se vive sujeto a sus necesidades, y siempre con la responsabilidad a cuestas, por el miedo a equivocarte, y pueda sufrir consecuencias irreparables, que degrade su existir aún más.     
Aquí hay un tiempo para estar y otro para irte, lo malo en ese sentido, es que el hogar que ocupas amenace derribo antes de que tu billete de vuelta caduque, entonces toca sufrir, que nunca va a ser equivalente a vivir…, si os digo, que con amor, respeto, tolerancia, paciencia… se resuelven muchas cosas, se abren puertas a la luz, quererles mucho, protegerles mucho, gran parte de ellos, son nuestros niños mayores, han prestado un extenso y agotador servicio a la vida, al mundo, se merecen lo mejor, aunque ese mejor casi no exista ya para ellos….




Gracias a todos… Feliz tarde… Besos


Solo Palabras

Si le das la mano, camina efímera.
Triste ironía saldan los hombres,
sentados o activos, y a cualquiera
les dice, _ mirará más allá de ellos,
más adentro de las cosas con alma_, 
Y tú me darás la verdad por omisión.

Bandada de palomas, palabras, 
mensajes tercos, cansados, en vuelo,
con sabor a fatigas transeúntes.
Hablan los abecedarios proscritos,
desesperados por existir, febriles,
trabajando silencios por inercia.

Terquedad loca conversa sin ideas,
conmueve su obstinación delirante.
No se resigna a ser solo embajada
representante del privativo quejido.
Seca la garganta de aleteo de peces,
inconsciente otra vez, muere la voz.

No todo es completo, o tentativa.
Pensar senil,  ideas justificantes
alineando párrafos desterrados, 
al uno, al otro lado de lo irregular,
y ya van saludando a los rebaños.
Son de ovejas, nadan en los mares. 

lunes, 31 de julio de 2017

Antes del después

Quisiera hoy tocar un tema, que debiera ser interés de todos, y no solo cuando llenan de tinta impresa, las páginas negras de la prensa, y de todos los medios de comunicación, pues suelen ser crónicas de muertes anunciadas en muchos casos, y no dramatizo, pues aunque no sean tan frecuentes como la violencia de género, están ahí, a veces a los ojos de todos, y no se hace nada, nadie quiere implicarse en problemas que parecen propios de la intimidad familiar, se cierran los ojos, y cada uno va a lo suyo, y luego el horror nos conmociona, cuando ya no tiene remedio.
Hablo de la violencia en el entorno familiar, tras la puerta de los hogares,  a manos de los hijos, de los padres…, con problemas de drogadicción, o con algún trastorno mental, como también la dejadez y abandono de la tercera edad…. Me supongo que la pregunta es, ¿Qué podemos hacer?, Creo que mucho, una sociedad con estos problemas endémicos, que se pierden en la lentitud de la burocracia de los juzgados, es el contingente social el que puede lograr que los organismos gubernamentales, y administrativos,  tomen conciencia de la prioridad que tienen estos casos, que la rapidez con la que se actué, y medidas que se tomen, pueden salvar vidas, evitar odiseas de sufrimiento. Cuando una denuncia llegué, casi siempre amparada con un informe médico, no se tarde de seis meses a un año en actuar…, no cerremos los ojos, estos casos, al igual que la violencia de género, hacen de nuestra sociedad, una sociedad enferma, y problema de todos, hay que movilizarse hacer que los jueces actúen, la justicia actué en el acto cuando se recibe la denuncia, la violencia nunca se va de vacaciones, ni celebra fiestas, como no sea la de sumar dolor y muertes…






Gracias a todos… Feliz Semana… Besos

Antes del después  

Insumisa  desesperanza enciende
lágrimas a un naufrago herido,
arrancado del mar de sus sueños,
a la costa de la cretina realidad.

Profundos lagos en las pupilas,
son deseos en los espejos rotos.
Se sostiene fulgurante la belleza,
aún bajos los parpados cerrados.

Tan breves las espaciadas flores
del apéndice del labio del sonido,
descalzada de su gracia emotiva,
alcanza la viva voz en las sienes.

Plumas de avestruz ignorando
el tejido de la tenaz nostalgia.
Mejor no dar la espalda al puente,
al atajo que duerme la dignidad.

Es incierta la mano del aliento
camino de  pulir siglos a la esfinge,
centinela de las archivadas eras,
en los adolescentes años trucados.

Quiera el cosmos no dormirme
antes del después, en sus brazos,
en la estepa de la constelación
de eterna mirada de la tierra. 

viernes, 28 de julio de 2017

Sin detenerse

Hay un grupo de seres bellos, que yo llamo mis niños, junto a mis hijos, que con su identidad propia, su libertad de ser, son para mí el legado autentico en el cual he cooperado, coopero, mientras las fuerzas me lo permitan,  para dejar en esta vida un proyecto de futuro sano, para que el mundo tenga luz de esperanza para mejorar,  no solo en el avance laboral, científico y tecnológico, también en su salud emocional, que facilita las relaciones humanas, para que vean al otro con igualdad, desde el lugar que le corresponda ocupar, y sobre todo por ser un ejemplo de superación y de vida cuando el sistema excluyente está diseñado para crear seres domesticados a su servicio, con características en serie. Ellos han sabido luchar, y siguen con esa empresa que no acaba nunca, hasta encontrarse a sí mismos, y con ello, no solo están encontrando su lugar en esta vida, están dando una nueva esperanza al mundo, eso sí, de luz pequeña, pues necesitamos muchas lamparitas que abran sus ojos creyendo en el poder que tienen, para hacer a través de sus vidas un mundo mejor. Parecen unas escasa gotas de agua de una nube utópica que va de paso, ya sabemos que las cosas importantes que dan bienestar, son eso, quimeras difíciles de dar forma real y factible, sin embargo, hay muchas quimeras que son una realidad gracias a muchos que creyeron en ellas…  
Ahí mis niños, el mundo es vuestro…, estoy muy orgullosa de vosotros, cuando termine mi estar por estas tierras, se quedaran unos agricultores, cosechando semillas fértiles de futuro, vosotros sois ese futuro, no cosechéis desesperanza, aunque a veces los tonos grises vistan vuestro sentir, y vuestro mirar, solo son estaciones de un intruso clima, piedras que saltar, vosotros podéis, no lo dudéis nunca… Os quiero corazones bellos



Feliz viernes, y disfrutad el fin de semana… Gracias a todos… Besos miles… 


Sin detenerse

La distancia me llama con tu rostro,
me dice tus huellas sin dar nombre.
Mortales geometrías en singular,
los plurales son de Agosto seco,
del verano de los cuerpos inertes.

Advienen duraznos en primavera,
son para ti, para mí. Dios arcano
el paladar inunda con pulpa de uva,
caída del cielo, hechizo irreverente
del vino dado a beber por la noche.

Ansío el dominio del temblor herido,
tener tu lengua en los labios míos.
Camino al universo, sendas abre
tu extensa constelación arbitraria.  
Pirámide de angustia nos detiene.

Mar de meandros en febril yema,
la ávida boca, la cintura, distraen
en el rápido recorrido simétrico,
al cruel océano del exilio nos lleva,
sin detenerse en la cima del deseo…


martes, 25 de julio de 2017

Que no vuelva

Me equivoqué y dibujé elipses pensando que podría ser línea recta en tu mirada, y al aprender andar, ya no solo haces tuyas las curvas de tu destino, te detienes cual punto y seguido en el delta que ansío como descanso.
Me equivoqué, no existe ese remanso pincel en mano, que me dé el color, o la acuarela al agua que te baña… ¿Qué podemos dibujar juntos?, Difuminadas las estaciones son inconclusas, mapas a descifrar en este refractante crisol de emociones.    
Me equivoqué, si me equivoqué, universo atrapado, vergel de verdades en desuso, como aquel viento que siempre quiso barrer mi pensamiento, y ahora es tú voluta mano, la que empeña sus dedos, su brazo, en poner cárcel a mi autodeterminación…



Feliz tarde a todos… Gracias… Besos


Que no vuelva

Escucha  honorable silencio,
grávida belleza del brote cruel,
arriba a su mástil de hidalguía.
Derrama simiente otoñal lento,
desangrando tragos de semillas,
al metálico centro hambriento.

Ocres oscilan desnudando cimas.
Quisiera ese péndulo de frío aíre
avanzar sobre acero, o la piedra,
describir,  clavada por su lomo,  
yemas de hielo bajadas del monte,
jirones de paisajes con olor a mar.

Nace la fugacidad a cada instante,
en ella te vas yendo,  poquito a poco,
del hambre, del sudor de la tierra.
Hay un beso de miel detenido,
pincel de fuego atestigua grave,
el dolor de madre incomprendido.

Mundo ciego retratado a distancia,
seguir la mejilla húmeda, persigue,
aprendida, caliente, nutrida desagua
cascada de esperanza en el rostro.
Que no vuelva, aquí, allá, solo, breve,
ímpetu preñado de error, idólatra. 

sábado, 22 de julio de 2017

Ecofonia

He pensado en decir, y por decir, me he perdido en un río de letras, son como pájaros, nada extraño, siempre lo pienso así. Un sueño con alas, olvidando su destino, y yo, cazo mariposas por rutina cuando Morfeo me presta sus dones, y caigo en sus brazos. Dama soy o cortesana lapidando las horas  en quehaceres ruborizados, pues me niego a ver la vida entorno a mi ombligo, no es sensato subir y bajar de las nubes, a pesar de la escasez de lluvia en los ojos.
Por descubrir me quedas tú, y ese sin vivir que toca a mi puerta en momentos traviesos, ajenos al reloj, en cada vuelta que da la tierra desplazando mis pies, para que no me atrape el controlador tiempo, el real, jamás fue inventado. Es por eso que en dormirte conmigo, te sueño como un paraíso inexplorado, quizá hombre, quizá sentimiento, corazón que me pierde en su movimiento de vida. Nada extraño, si te cuento entre mis estrellas cuando me miras, y sin saberlo te rescato de mi centinela cielo. 


Feliz tarde a todos… Gracias… Besos


Ecofonia

Como savia secreta resucita.
Es un tiempo lamentable,
escrito hace tantos vanos días,
ahora es vigilia en las noches.

Feliz poblándome distraída
olvida el sentido en la tarde.
Llovizna de sueños nacerán
enamorados de su imagen.

Pronto me guarda la hoja viva,
el amor olvidado de las flores.
Velada la memoria demora
esperanzas en el mismo presente.

Los espejos abiertos, ¿Qué porfían?,
Sus ramas no saben enajenarse,
callan su agonía, pasión amarilla 
nacerá primavera, me dice siempre.

Me toca y muero  en las sombras.
Perdía, ciega a mis manos cae
la lágrima de emoción demorada,
entra en la tierra debilitándose.

Mar estrellado sus ojos entrega,
vacío de barcos y ríos de peces,
vive cautivado, activa la marea
azul de olas, brácteas moviéndose.

Feliz se muere ociosa. En vela
la acritud inútil, despacio envere 
el deseo noctambulo. Ya tocaba
olvidar lo nacido, así, imprudente.

Han sido tantas afónicas flautas,
reparos mínimos hablan insensibles.
Papel arrugado, estética ecofonia 
secreta en verso, hoy me despide.   

viernes, 21 de julio de 2017

Búscame

Hay algo que se muere por dentro, cuando el que amas te hace daño, te traiciona, es igual, que cuando entierras de la vida a tus seres queridos, algo de ti se va para siempre, hay un antes y después, todo cambia en ti, es como empezar de nuevo, donde de alguna forma, algo te falta para siempre. Perdonar, no es necesario, que te lo pidan, es algo que hay que hacer, por necesidad personal, tu higiene emocional depende ello, pues hay sentimientos, que jamás debes permitir que aniden en ti, como es el odio, tan promiscuo si le dejas el camino abierto a germinar en tu corazón, y es lo que hará, si el perdón no es tu máxima en casos así, pues el dolor, conduce a la rabia y al rencor. Otra cosa, bien distinta, es olvido, sería buena cosa poder olvidar, aunque tiene su lado negativo, aquel que es capaz de hacerte daño, por experiencia sé que no lo hará una vez, lo hará siempre que entorpezcas sus intereses, o considere que en su razón está el hacértelo. Por eso siempre al elegirte, tienes que protegerte, de eso, y tantas cosas, que a veces, la normalidad social pre-juiciosa, se cree con el derecho de saber donde están tus limites, incluso lo equivocado que estás, y si hay algo en esta vida, que no se debe cuestionar nunca, es tu derecho a decidir, siempre y cuando no se ponga en peligro la vida de nadie, ni te entrometas en su privacidad, incluso tus errores, son tuyos, todos los cometemos, y como siempre digo, al cometerlos, nunca se deben cometer inducidos por nadie, como la arrugas en la piel que te tatúa viraje por la vida, son gajes que hay que afrontar por estar vivo y nacer individuo imperfecto…



Gracias a todos… Por fin viernes…, a disfrutar el fin de semana toca… Besos


Búscame

Búscame, cuando no me encuentres
en la necesidad que se va asustada
lacerada bajo la sombra sin cuerpo.
No tienes nombre que te guarde
la distancia del muro de indiferencia
en  esta celosía de sal en las manos,
tan insolutas de voluntad, que hieren.

Aproxímame  al risco que adivinas,  
a esta salutación del resplandor
presentido.  El invierno  se me abre
al olvido cobijado bajo  la escarcha.
Búscame,  ¿Quieres?, En el rostro
en lo alto del jardín donde duerme
el deseo, exacerbado en su  esencia.  

Soy  historia incompleta en proceso,
llamada a ser elíseo moviendo el talle
del tiempo cohabitado de luciérnagas
de viento marino, de suave pasión
dentro del manantial de claridades.
Búscame rosa, ayer en la piel blanca
amanecida, realidad de negros ojos. 

miércoles, 19 de julio de 2017

Dadme

Hay que ver que somos obtusos los humanos, y todo por conseguir llevar el agua hacia nuestra vertiente, sea a favor o no. Solemos acusarnos mutuamente de intransigentes cuando queremos a toda costa, salirnos con la nuestra, sin analizar cuál puede ser la razón más factible, y a mi pobre entender, llegado a esos extremos la razón no es de nadie, nos cegamos, y se entra en la sin razón. Ahora bien, hay que tener en cuenta el  kid que originó el conflicto, a veces hay una razón que no se debiera de debatir nunca, nos cueste aceptarlo, lo que nos cueste, pues son aquellas razones que son decisiones que a veces tenemos que tomar las personas, que por poco ortodoxas que parezcan a nuestros ojos, no se debieran de cuestionar nunca por nadie, no se sabe que puede haber tras de ellas, ni tampoco el dolor, como los caminos que se han cerrado hasta elegir esa determinada opción. En definitiva hablamos como siempre de un derecho, donde la razón tuya, queda fuera, así tu percepción de las cosas sea contraria, cuando no debiera serlo, no es tu causa, ni tu razón. Pues pienso que tu razón está fuera de lugar cuando invades el espacio del otro, ahí, las decisiones son suyas, como mucho, se puede opinar, jamás imponer, y qué decir de juzgar….



Feliz tarde a todos… Gracias… Besos



Dadme


Dadme ese sobrado instante,
labrará la tierra germinada
después del hambre del tiempo
atenazando la piel del hombre.

Hay en el pozo un rostro de rabia,
pulso a pulso perseguido de vacios.
Sensible a la paz de sangre silente,
amenazada de  frío, ataúd a cuestas.  

Resista el cielo los ajenos márgenes
del rayo incendiado, mueren los labios
de ausencias heridas por la espalda,
en una justicia ciega por su mudez.

Es la espuma en las orillas secas,
bandas de  palomas bajo los brotes
de las rejas espinadas, en el fuego
de la herida de la historia verdadera.

Dadme la lengua aprendida, asciende
desde la infancia ahogada en la laguna
del aliento de un tiempo repudiado
de su aura de nostalgias inermes.

lunes, 17 de julio de 2017

Me llamas

Recuerdo que de niña me llamaba la atención el sol al caer en la tarde en el mar del horizonte, pensaba en mi imaginación de niña, en correr mucho y llegar hasta él, tocarlo con mis manos, antes de que se hundiera. Como también, podría alcanzar la luna, si encontraba una escalera lo suficiente alta para llegar hasta ella… Años después, quizá en mi adolescencia, no recuerdo bien, leí una novela, de la cual solo me viene a la memoria algo de la trama, era la historia de una mujer y sus dos hijos, niño y niña. Hijos concebidos en una relación con un hombre rico, no sé si con algún título nobiliario, era una especie de mantenida, en la doble vida de un hombre socialmente honorable. El hijo varón me sorprendió, tenía este tipo de imaginación, de hecho solía correr en la tarde, intentando llegar hasta el sol. En ese niño, que aprendía a vivir, dentro de sí mismo huyendo de su realidad, encontré a la niña un tanto atípica para su entorno, que fui, y en cierta forma, queda en la mujer que soy.
En el pasar de los años, comprendes muchas cosas que en su momento fueron algo tortuosas en tu vida, como por ejemplo, mi peculiar forma de enfocar el habla, de perfeccionar de forma excesiva la palabra, es algo tan raro en un niño, y más en un entorno rural, donde  se raízan más las costumbres, y se tiende a mirar con desaprobación aquello que de alguna forma desequilibra lo establecido, lo común. Y quizá suene normal preguntarle el porqué de esa razón de ser, cuando un niño, es un libro en blanco rellenando páginas, donde la necesidad de respuestas está más en recibirlas que en darlas, le faltan aún muchos porqués de si mimo y de la vida por resolver. Todavía hoy me es difícil explicar ese matiz en mí, ahora bien, ya soy capaz de reírme de mi misma, con quien me pregunta, y no trato de esconderme y mucho menos me avergüenzo, porque me hagan sentirme un ser raro…
Con esta mirada hacia atrás, cogida de la mano de esa niña, que le gustaba perderse con un libro, junto a alguno de sus gatos de turno, quería hoy hacer hincapié, en el daño que se le puede hacer a un niño, y no porque se me haya podido hacer a mí, que en sí, lo que yo he sufrido es insignificante, comparado, con la marginación social, en décadas anteriores, de un niño de madre soltera, por citar un ejemplo…, Lo que le hacemos a un niño, marca toda su vida, e incluso puede tener consecuencias tan nefastas que no pueda encausarla nunca….



Gracias a todos… Feliz semana… Besos 


Me llamas

Me llamas a mis oídos sordos,
oír se me resiste cerrado, torpe.
Devorado nudo de honda espereza,
al nacer brota cual canto denso
encarcelado en la yedra mirada.
Trepando sigilosa, despertares
en el alma del imprudente anhelo  
de aquella lágrima desprendida
de su mañana, ligera, libre .

A veces llueve, llueve tanto,
que se pierde, sombría, solitaria
la respuesta bajo el torrente,
¿Y no sé porqué hoy, me llamas?,
El amor de ahora a cielo abierto,
recorre caminos de hambre.
Posado en la rama de jacaranda,
se sumerge en su lánguida brisa,
balanceando su natural voluble.

Deja la voz callada por ahora,
si me llamas, ¿Acaso me rendiré
al sonido de una declamación  
precipicio?, De seguro derribará
el septentrión del hondo dolor,
agarrado al epidérmico túnel
de una oportunidad prescrita.  
¿Y tú me llamas alto contubernio,
sin prócer refrenado al golpe?.